miércoles, 8 de agosto de 2018

DE ONVRE A HOMBRE




LOS CHULOS
son unas aves carroñeras que vi paseando una noche por las calles de San Gil. En una esquina había un grupo bastante numeroso en el que conté hasta doce. En otra sólo dos. Se arremolinan en torno a las bolsas de basura, las rompen y los desperdicios quedan esparcidos por la calle como pútridos fuegos artificiales de raspas y huesos y pieles de colores de todo tipo de frutas y animales. 
El chulo en Suramérica también se llama buitre americano negro, también zopilote, también gallinazo, también - si lo sabes- Coragyps atratus.
  
Los chulos en todo el planeta también se llaman onvres, también machitos, también manaders, también violadores, también -si lo sabes- hijos sanos del patriarcado. Los chulos se arremolinan solos -los que tienen una violencia autosuficiente- o con su grupo - los que carroñean palmas y reconocimiento- en torno a una mujer borracha o también drogada o también sola o también ninguna de las anteriores. Los chulos ven en una mujer una bolsa de basura a la que reventar, un saco de trozos de algo, de restos de algo; festín de carroña sexual donde la violencia se codifica jolgorio y regocijo y la mujer se cosifica desperdicio y porquería.
  
Feminismo es alterar el hábitat patriarcal de normalizada violencia y hacer de los onvres cadáveres en descomposición. Feminismo es lo que pasa cuando los onvres dejan de ver a las mujeres como basura. 
Del feminismo sólo nacen hombres.
  
Foto y texto: Lucy Sombra


_____________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario