miércoles, 29 de abril de 2020

Es la falta de derechos la que trae la explotación sexual, y no a la inversa.




Lucy Sombra

De los creadores de «Si legalizamos el aborto, van a abortar todas», ya ha llegado a la gran pantalla «Si damos derechos a las putas, estamos legalizando la explotación sexual»,
precuela de la taquillera «¿Te gustaría que tu hija fuera puta?».

Y ahora fuera de coñas, pero a propósito del coño, ¿qué neuronas son las encargadas de transmitir que armar de derechos a las mujeres va a ser malo para ellas o para la sociedad? ¿Desde cuándo un marco de derechos trae malos presagios, como si los derechos fueran un gato negro? ¿Qué superstición es esa que envuelve todo el debate en torno al trabajo sexual?

Hace unos días me pasaron un artículo (que no me leí porque ya el título me pareció que olía a quemao) sobre «el gran debate pendiente», «el debate de la prostitución» y me parece que es un planteamiento totalmente equivocado.

El debate, abolas de my heart, no es si prostitución sí o prostitución no; el debate es trabajadoras sexuales con derechos o trabajadoras sexuales sin derechos.

Como dice la gran Marijose Barrera Marquez, putas con derechos o putas clandestinas.
A ver desde qué lógica feminista se puede argumentar que mejor sin derechos, que mejor clandestinas, que mejor desprotegidas, que mejor discriminadas, que mejor subordinadas (como están subordinadas todas las personas que no tienen derechos).

A ver desde qué teoría feminista o academia o experiencia personal se quiere mantener una mujer subordinada, en una relación desigualitaria.

Cabezas pensantes abolicionistas, vamos con el spoiler: es la falta de derechos la que trae la explotación sexual, y no a la inversa.

Y sobre prostitución sí o prostitución no, ya en unas décadas hablamos, cuando llegue no sé qué coño de quinta o sexta ola del feminismo y se ponga sobre la mesa sin miedo, sin prejuicios, con honestidad, la cuestión casi nunca nombrada que atañe a la sexualidad de las mujeres; y es que nosotras también podemos (¿por qué no?) ser usuarias de la prostitución. Menudo cortocircuito, ¿EEEH?


#TrabajoSexualEsTrabajo 

____________________________

domingo, 26 de abril de 2020

LA FAMILIA, NÚCLEO QUE SOSTIENE Y PERPETÚA EL SISTEMA





LA FAMILIA
ha sido históricamente, así lo analizaron acertadamente las pensadoras feministas, el núcleo a partir del cual se sostiene y perpetúa el sistema patriarcal. Por encima de la familia patriarcal está la sociedad y por encima de la sociedad, el Estado. Papá Estado: esa figura autoritaria que se mantiene gracias a la única violencia (real y simbólica) que está legitimada: la violencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (en el adentro), la violencia de los ejércitos (en el afuera) y la violencia con soporte jurídico y legal, las leyes (la Ley de Extranjería, la Ley Mordaza).

Siempre he pensado que no se puede cambiar nada desde las estructuras de dentro, sería un contrasentido, ningún sistema daría por válida la existencia de una sola grieta, por mínima que ésta fuera, que posibilitara su propia destrucción; ningún sistema tiene ni contempla tener las narrativas o los mecanismos del suicidarse.

Es por esto que estas dos personas mayores con sus dos personas pequeñas (suyas de pertenencia pero no suyas de propiedad) están construyendo una red que no es cliché, que no es libro de familia, que no es papeles, que no es palabras feas como «madrastra». Las palabras feas nos vuelven personas feas.

No creemos en las madres de primera y las madres de segunda, creemos en el vasto campo sin puertas que son los cuidados.

No nos interesa qué criatura se asomó por qué vulva, es irrelevante.

Hay tanto tantísimo contenido político-emocional en lo que no nos interesa que te sientes tan fuerte que piensas que nadie te puede tocar.

Lucy Sombra

#familia #comaternidad #comadres

_______________________

sábado, 11 de abril de 2020

ATROPELLO DE CORTE RACISTA Y ABUSO DE PODER


Relato y fotos que nos envía una vecina que ha presenciado desde su balcón este atropello de corte racista, abuso de poder y autoritarismo.

Un muchacho negro ha sido detenido irregularmente en la calle de San Andrés, esquina con plaza de san Agustín, por estar rebuscando entre los coches aparcados, pero no lo reducen los agentes, lo golpean y lo tiran al suelo un grupo de operarios de recogida de basuras de Ferrovial.

Además al hombre que aparece en las fotos interesándose por el suceso le han puesto una multa.

Insisto en que al chico negro lo golpean y tiran al suelo sin ser agentes de la autoridad, es decir lo agreden al tomarse la justicia por su mano, y los miembros de las fuerzas de seguridad del estado le otorgan y delegan el ejercicio del monopolio de la violencia a ciudadanos corrientes sin potestad para restringir los derechos y libertades y al asistir complacientes a la inmovilización del sujeto le están negligente e ilegalmente atribuyendo unas funciones que no les corresponden. 

Es una actuación y detención irregular e ilegal de los agentes de la Policía que vulnera los derechos y libertades constitucionales y regulados por Ley.

Desde la Coordinadora ARM animamos a la gente a seguir denunciando desde sus balcones los excesos de autoridad, abuso y poder.

Hagamos de los balcones esos observatorios desde los que combatir esos excesos, porque el Gran Hermano nos vigila, sí, pero la vigilancia será siempre bidireccional.





______________________

viernes, 10 de abril de 2020

La espiral sempiterna de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Los ERTES de grandes empresas



Los ERTE y la avaricia empresarial, por José Pascual Rubio

Con esta nueva crisis del Covid-19 están saltando muchas costuras en nuestra sociedad. El sistema sanitario y todo lo relacionado con los cuidados, como son las residencias de mayores, es lo más visible, pero el mundo del trabajo también está haciendo aguas.

Con el estado de alarma se ha modificado la legislación en cuanto a los ERTE (Expedientes de Regulación de Empleo Temporal). Por una parte lxs trabajadorxs afectadxs por un ERTE podrán recibir la prestación por desempleo sin tener cotizados los 360 días establecidos y por otra las empresas quedan exentas de abonar las cotizaciones a la seguridad social durante el tiempo que dure el expediente.

La medida parecería buena si no fuera porque esconde la precariedad en la que se encuentra el mercado laboral. Para empezar la prestación por desempleo sólo llega al 70% del raquítico salario pactado en las diferentes negociaciones colectivas. En la mayoría de sectores productivos la escasez salarial se suple con la realización de horas extras, evidentemente pagadas en negro, o los pluses por productividad, que para cobrarlos hay dejarse el lomo, es decir, lo mismo que las horas extras pero con otro nombre.

Ahora con los ERTE, esa parte de trabajo extra que le servía a la gente para llegar a final de mes ya no se puede realizar, por lo tanto si ya no se llegaba con el 100%, menos se va a llegar recortando un 30% los escasos salarios. Pero la avaricia empresarial de este país tiene su propio concepto de I+D.

Imaginemos esta situación: una empresa hace un ERTE parcial que afecta a una parte de la plantilla, es decir, que no implica un cierre. La empresa continúa con actividad y sigue trabajando con la plantilla no afectada por el ERTE y con toda o parte de la plantilla que si está afectada, dependiendo del volumen de actividad que consiga mantener. A esta última parte de la plantilla la empresa les paga el 30% del sueldo dejado de percibir con la nueva situación del expediente temporal. ¿Es posible que se esté dando esta situación?

Pues es más que probable si tenemos en cuenta que en la Encuesta de Población Activa (EPA) de hace aproximadamente un año, en España había 797.000 personas trabajadoras (el 4,8 % del total) que realizaban horas extras, de las que casi la mitad de esas persona no cobraba ni cotizaba por ellas. Además casi 376.000 personas realizaban un total de 2,96 millones de horas extra a la semana sin cobrar por ello.

A la situación descrita debemos añadir la nula responsabilidad social de las grandes empresas y multinacionales que, teniendo beneficios, se están acogiendo a la nueva regulación de los ERTE, dejando de pagar las cotizaciones a la seguridad social. El Corte Inglés ha presentado un ERTE que afecta a 25.900 personas, el más numeroso hasta el momento y va a dejar de pagar a la seguridad social las cotizaciones de todas esas personas. Es inadmisible que una empresa como El Corte Ingles, que en 2018, tuvo unos beneficios netos de 260 millones de euros (un 27,7% más que el año anterior), deje de contribuir al erario público.

La retahíla es interminable, el grupo Zena Alsea (VIP, Cañas y Tapas, Starbucks, Dominos pizza) ha presentado un ERTE que afecta a 22.000 personas y en 2018 tuvo unos beneficios de 102 millones de euros. Hoteles Riu presenta un ERTE que afecta a 5.500 personas y tuvo en 2018 unos beneficios de 222 millones de euros. La aerolínea Vueling presenta un ERTE que afecta a casi toda su plantilla, a unas 4300 personas y tuvo unos beneficios en 2019 de 132 millones de euros. Decathlon, la mayor empresa de deportes del país, ha solicitado un ERTE que afecta a 8.800 personas y tuvo unos beneficios en 2018 de 96,6 millones de euros.

Por si esto no fuera suficiente tenemos que asistir a la humillación de las donaciones. Empresarios, deportistas y gente de calaña variada que, mediante ingeniería financiera, o bien no tributan aquí, o lo hacen con una laxitud que de no ser por la legislación permisiva existente estaríamos hablando de delitos. Amancio Ortega ha donado 25 millones y 300.000 mascarillas y resulta ilustrativo recuperar el comentario que el periodista Antón Losada escribió, el pasado septiembre, sobre la donación de 90 millones que realizó, en aquel entonces, Amancio Ortega: “el año pasado ingresó más de 1.600 millones de euros en dividendos y pagó solo un 5 %, unos 80 millones de euros. Si hubiera pagado lo que usted y yo pagamos por unas simples rentas del capital, debería haber pagado unos 320 millones. 80 millones que ya ha pagado más los 90 de la donación, son 170 millones. Según mis cuentas, Amancio Ortega aun nos debe 150 millones de euros". Es necesario recordar que este señor es la persona más rica del país y la sexta más rica del mundo. Inditex, su conglomero empresarial, tiene previsto presentar un ERTE si el estado de alarma va más allá del 15 de abril. Inditex tuvo unos beneficios en 2019 de 3.639 millones de euros.

Esta situación no es de recibo. No podemos pagar toda la crisis las personas trabajadoras. Actualmente el impuesto de las personas físicas, el IRPF que nos descuentas de nuestras nóminas todos los meses supone el 73% por ciento de todo lo recaudado por impuestos directos, frente al 22% que corresponde al impuesto de sociedades, el que pagan las empresas.

Estamos asistiendo al rescate de empresas que tiene beneficios con dinero de nuestros impuestos. Seguimos en la espiral sempiterna de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Algo inaceptable en cualquier momento, que se transforma en humillante en los días que nos está tocando vivir. O su riqueza o nuestras vidas.

Repercusn en prensa:

La Haine

Kaos en la red

eldiario.es

__________________________

miércoles, 8 de abril de 2020

Callar la vulva es, efectivamente, callar la boca.




AYER TERMINÉ DE LEER 'VULVA'
de Mithu Sanyal que contiene varios apartados maravillosos dedicados al origen etimológico de palabras como 'ficken' o 'fuck' ('follar' en alemán e inglés respectivamente), 'honeymoon' o 'yawn' (bostezar en inglés), ésto último vinculando asombrosamente la vulva con la boca. De conectar la vulva con la boca (lo vemos en el uso descriptivo de los 'labios' mayores o menores, por ejemplo, o en otras palabras compuestas y fraseología también usadas hoy en día en alemán: 'Fotzenbart' (perilla con bigote), 'Halt di Fotz' (Cállate, literalmente: cierra el coño)) a conectar la vulva con la voz, entendiendo la voz en un marco de sujeto político, hay sólo un paso.

La conexión entre el sujeto político 'puta' (lo que muchas veces he llamado 'la voz puta') y su sexualidad utilizada en el trabajo sexual (y discutida ad eternum y ad aburrimientum por el movimiento feminista de la prostitución) me ha lanzado, como si descendiera por un tobogán neuronal, a otra revelación: callar la vulva es, efectivamente, callar la boca.

Según Mithu Sanyal, las artistas de la New Burlesque quieren vulva y raciocinio, sexo y política: «Que VaVoom se defina explícitamente como feminista es más que una declaración política, es un ataque frontal, ya que desde el comienzo del boom del burlesque se discute en los medios si las mujeres que se desnudan en público pueden llamarse feministas o no.»
Ya veis, amigas, que las abolicionistas no están teniendo conversaciones nuevas.

Así también, el recurrido argumento de que la prostitución es patriarcal (por cierto que nunca he visto ni leído a ninguna puta ni a ninguna aliada pro-derechos defender lo contrario) lo que propone en realidad es seguir en bucle la lógica del 'mirar y ser mirado', reforzando eso tan machuno que dice que la mujer es objeto sexual, nunca sujeto sexual. Dice la filósofa Christina von Braun: «En cierto modo, se podría decir que la diferencia entre el ver y ser visto se ha superpuesto a las diferencias de género e incluso tal vez las ha usurpado. La masculinidad es definida por el ver, la feminidad por el ser visto» o, por decirlo más fácil con la Sanyal, parece que: «Sólo puede ver quien tiene un pene.»

Concluyo ya, amiguis abolas, no se destruye el patriarcado con las lógicas del patriarcado, al contrario, así lo que se hace es fortalecerlo.

Besos y abrazos virtuales para mis compañeras de lucha las señoras putas de las que no puedo parar de aprender como mujer y como feminista. Vienen tiempos jodidos para una profesión tan estigmatizada como es el trabajo sexual y una situación política que va a ser difícil de justificar con la industria del rescate que no rescata y el hipócrita y mezquino movimiento abolicionista que ahora más que nunca está condenando a tantas mujeres al miedo y a la miseria. No hay argumento político que os salve, desgraciadas.

Siempre a vuestros políticos pies, os beso la boca y el coño Linda Pornsánchez Pepita Pérez Giménez Ariadna Riley Marijose Barrera Marquez y tantas otras más.

Lucy Sombra
Compañera de la Coordinadora Anti Represión Región de Murcia

________________________________